martes, 15 de enero de 2013

Mezclados y agitados. Algunos escritores y sus cócteles

"Más libros de los que podemos imaginar comenzaron en la barra de un bar, crecieron en la sobremesa e, incluso, cuajaron en la resaca. La relación de los libros con el alcohol va más allá de la afición de sus autores por los destilados: la mejor literatura ha surgido, siempre, de la decantación reposada de una idea, de la fermentación de un estilo. ¿Qué mejor modo de comprender lo que se produce en la coctelera de un escritor que tomarse unas copas con él?"

En Mezclados y agitados, de Antonio Jiménez Morato, podrán contemplar a 39 escritores y otros tantos cócteles que sirven para mostrar el perfil y la obra literaria de los autores y la relación de ambos con las bebidas alcohólicas.

La creación literaria "no está más relacionada con el alcohol que el resto de las labores del ser humano", si bien como droga "potencia la creatividad porque desinhibe nuestras mentes".

- Djuna Barnes, escribió "El bosque de la noche" a golpe de alcohol en un palacete que llegó a llamarse "hangover hall" (mansión de la resaca);
- Charles Baudelaire, amante del "hada verde" (absenta) como todos los bohemios o poetas malditos de su generación.

A algunos, la obsesión se les fue de las manos:
- Truman Capote no escondió su adicción al alcohol y definió su profesión como "un largo paseo entre copas"; 
- a Raymond Carver su alcoholismo le creó "mucho sufrimiento"; 
- para John Cheever el alcohol fue "una obsesión".

Otros se encuadran en la categoría de bebedores sociales:
- Gabriel García Márquez
Juan García Hortelano
- Jaime Gil de Biedma
- Juan Marsé, mientras que

Otros son abstemios "o, al menos, no beben en público", como Javier Tomeo.

También podremos contemplar el protagonismo que la bebida o las tabernas han tenido en sus obras literarias:

Mario Vargas Llosa: "en casi todas las novelas y en muchos de los cuentos" aparecen bares, hasta el punto de que su libro "Conversación en La Catedral" toma el nombre de uno de ellos.
Mirko Laver se presenta con un gran captador de la vida de los bares de Perú;
- Manuel Vázquez Montalbán es el único de todos los autores invitados a esta "fiesta" que escribió una obra sobre la bebida, "Beber o no beber", aparte de las lecciones gastronómicas y vinícolas que transmitió a través de su personaje Pepe Carvalho.

A cada autor le corresponde un cóctel, describe su historia y explica su receta, por lo que el lector también puede degustar sus páginas maridándolas con un B-52, un bellini, un manhattan, un old fahsioned o un tequila macho.

Esta es la nómina de autores y sus cócteles. 

Hemos añadido a cada autor y a cada cóctel un enlace (acaso el mayor mérito de este apunte) que les permitirá aproximarse a las figuras de aquéllos y a las características de éstos.

Las últimas páginas están dedicadas a una guía de cristalería y utensilios y a una relación de lecturas recomendadas de cada autor. Pero si quieren saber más, tendrán que leer el libro. Opción que les recomiendo encarecidamente.
Cóctel Margarita

César Aira: el Old Fashioned

Djuna Barnes: el B-52

Jorge Barón Biza: el Soplado Cordobés

Charles Baudelaire: el Sazerac

Saul Below: el cóctel de Champán

Roberto Bolaño: El Charro Negro

Luis Buñuel: El Dry Martini

Guillermo Cabrera Infante: el Mojito

Truman Capote: el Destornillador

Alejo Carpentier: el Daiquiri

Raymond Carver: el Boilermaker

Raymond Chandler: el Gimlet

John Cheever: el Manhattan

Julio Cortázar: el Cubalibre

Fiódor Dostoievski: el Ruso Blanco

Marguerite Duras: el Negroni

William Faulkner: el Julepe de Menta 
William Faulkner,
por Aurelio Lorenzo Pérez

Francis Scott Fitzgerald: el Gin Rickey

Fogwill: el Calimocho

Juan García Hortelano: el Cuello de Caballo


Gabriel García Márquez: el Añejo Highball 

Jaime Gil de Biedma: El Sol y Sombra

Ernest Hemingway: el Papa Doble

Julián Herbert: el Kamikaze

Mirko Lauer: el Capitán

Malcom Lowry: el Bloody Mary

Thomas Mann: el Bellini

Juan Marsé: el French 95

Juan Carlos Onetti: el Martínez

Dorothy Parker: el Algonquín

Fernando Pessoa: el Porto Flip

Julio Ramón Ribeyro: el Pisco Sour

Joseph Roth: el Dubonnet

Juan Rulfo: el Margarita

Javier Tomeo: el Café Irlandés

César Vallejo: el Pisco Beer

Mario Vargas Llosa: el Chilcano

Manuel Vázquez Montalbán: el Singapur Sling

Josefina Vicens: el Tequila Macho



Disfruten de este buen cóctel, entre copas y letras.

------------
De la contraportada del libro:

Más libros de los que podemos imaginar comenzaron en la barra de un bar, crecieron en la sobremesa e, incluso, cuajaron en la resaca. La relación de los libros con el alcohol va más allá de la afición de sus autores por los destilados: la mejor literatura ha surgido, siempre, de la decantación reposada de una idea, de la fermentación de un estilo. ¿Qué mejor modo de comprender lo que se produce en la coctelera de un escritor que tomarse unas copas con él?

De Dostoievski a Tomeo, pasando por Baudelaire, Hemingway, Pessoa o Dorothy Parker, este libro es una fiesta en la que, entre copas y letras, como está mandado, se reúnen  escritoras y escritores brillantes y exóticos, simpáticos o aburridos, bebedores incorregibles y abstemios recalcitrantes para hablarnos de todo tipo de espirituosos a través de su vida y de sus obras. Todo ello acompañado de la receta de numerosos cócteles y combinados con los que extender la celebración más allá de  la lectura.

Mezclados y agitados es, en fin, un paseo zigzagueante y desenfadado por el lado menos frecuentado de la literatura, para disfrutarla sorbo a sorbo.

------------
• Antonio Jiménez Morato. Mezclados y agitados. Algunos escritores y sus cócteles. Ed. Debolsillo. Madrid 2012.
Ilustraciones de Aurelio Lorenzo Pérez.
También disponible en epub.
Reseña de Mezclados y agitados de la agencia EFE.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...