jueves, 12 de septiembre de 2013

“Con las creencias no se construyen antibióticos para curar una infección”

¿Qué lugar deja a las creencias? 

Allá cada cual con sus creencias. Pero con ellas no se construyen aviones para volar ni antibióticos para curar una infección. La ciencia se basa en evidencias, las creencias en dogmas. Son cosas muy diferentes, en realidad opuestas.


Viñeta de Daniel Paz
¿Hay que entender algo de ciencia para explicar mejor la actualidad?

Las bases, sí. Pero esas bases forman parte, o deberían formar parte, de esa cultura general que se adquiere después de un bachillerato.
Luego, sin entrar en excesivas especializaciones –no hay que confundir el rigor de la información con el rigor mortis-, hay que trasladar al lenguaje llano lo que los científicos expresan en su idioma; algo especialmente difícil cuando ese idioma es el matematiqués…

¿Cómo evitar que la divulgación caiga en la vulgarización?

Es difícil. Quizá buscando ese mínimo rigor –ojo, sin rigor mortis- que le da solidez al mensaje.

Y, desde luego, evitando sensacionalismos extremos y cantos de sirenas de las seudociencias o los fundamentalistas del ecologismo. Pero todo eso es andar siempre por el filo de una navaja; después de más de cuarenta años, aún no conozco la receta mágica que propicie lo uno sin caer en lo otro.


¿Qué otros riesgos encuentra en la divulgación?

Básicamente caer en la trampa de los que disfrazan de ciencia lo que no lo es. Un mago no pretende que lo que hace es científico: sólo afirma que es magia, y te lo crees o no.

Pero un homeópata, un astrólogo o un parapsicólogo disfrazan de ciencia lo que es pura invención, fantasía, cuento chino… con perdón de los chinos. Ése es un riesgo más que notable para la divulgación seria.

-------
Quién así opina es Manuel Toharia. Puedes leer la entrevista completa en Seguros Magazine, de elEconomista. Número 7 de septiembre de 2013. Pp. 22-25

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...