jueves, 26 de marzo de 2015

Aún dicen que los traductores son caros

Si crees que el trabajo de un traductor cualificado se puede sustituir por el de cualquier aficionadillo; o decides utilizar software automático online; o, directamente, decides prescindir de sus servicios porque te parecen caros o innecesarios…

Si has contestado que sí a alguna de estas frases prueba a ver estos resultados… ambos reales.

• El sencillo, a la par que ecológico, mensaje
Please
Turn off showers when you are done
Thank you

Se transforma en un delirante
Por favor
vuelta lejos chaparrones cuando usted es hecho.
Gracias.
Al menos han acertado con dos palabras; y han tenido el detalle de poner el punto al final de la frase.


• Y el tradicional postre catalán mel i mató, a base de queso fresco y miel, transforma uno de sus beneficiosos ingredientes en arma homicida…


La próxima vez que oigan a alquien quejarse de lo caros que son los traductores profesionales, quieran regatear sus tarifas o crean que pueden prescindir de sus servicios, acuerdense de estos carteles.

--
P.D.:
Joaquín Sorolla pintó en 1894 una de sus obras más notables: Aún dicen que el pescado es caro, que retrata una escena de una novela de Blasco Ibáñez en la que un pescador muere en la faena. Su tía se lamenta:
"¡Que viniesen allí todas las zorras que regateaban al comprar en la pescadería! ¿Aún les parecía caro el pescado?…"
Aún dicen que el pescado es caro. Joaquín Sorolla

2 comentarios:

  1. Esos errores son cada vez menos frecuentes en los traductores automáticos. Se daban sobre todo cuando los programas intentaban realizar un análisis sintáctico y aplicar unas reglas de transformación. Pero este método ya no se usa. Ahora Google Translate tiene otra filosofía: compara los fragmentos con una inmensa base de datos de traducciones ya realizadas por profesionales, y en caso de que coincidan casca directamente el fragmento. Si no coincide exactamente, utilizan un método estadístico para determinar cuál es la mejor traducción de las realizadas por el viejo método. Y con eso está logrando ofrecer traducciones que ya no desentonan tanto como las anteriores.

    En la mayoría de empresas prefieren usar Google Translate antes que pagar a un traductor. Les vale para comprender un texto escrito en otra lengua. En las empresas de software está muy extendido, incluso a la hora de presentar textos a los clientes. Y me están llegando noticias de que en ámbitos que tradicionalmente eran propios de traductores jurados -por ejemplo, los juzgados- se están empezando a usar estas traducciones de GT, sin el más mínimo atisbo de protesta.

    Por otra parte, la generalización de GT produce una bajada en las tarifas de los pocos traductores que todavía tienen trabajo. Las agencias de traducción ahora tienen por costumbre pedirle al traductor que trabaje sobre un texto ya traducido por GT, y con esa excusa le pagan el trabajo como una simple corrección, cuando en realidad hay que rehacer la mayoría de las frases.

    ¿De dónde obtiene Google esa inmensa "memoria de traducción"? La toma, sin permiso de los traductores, de las páginas de internet, de su software para elaborar memorias de traducción --en el que han picado numerosos traductores-- y de los millones de libros escaneados por Google Books (para eso los querían y no para hacer la cultura más accesible). Ahora están experimentando con programas para el aprendizaje de lenguas. Conforme el alumno va subiendo de nivel, le van presentando textos para que los traduzca. A otros alumnos los utiliza para revisar esas mismas traducciones. El alumno cree que está disfrutando de un programa gratis para aprender inglés pero en realidad es él el que está trabajando gratis para una multinacional que tiene más poder que muchos Estados.

    En otros ámbitos también se está usando el "Mechanical Turk" de Amazon para encargar la traducción y revisión de fragmentos por unos centimillos. Y algunas empresas están intentando implantar una especie de "Uber" de traductores.

    Además de la degradación de las traducciones, lo grave de todo es que, con el trabajo que Google toma sin permiso de los traductores, les está quitando el trabajo a los propios traductores. Sin embargo, a lo largo de estos años no he observado ninguna protesta en el gremio de traductores. Incluso por parte de algunos traductores se ha dado una colaboración entusiasta con este proceso y con esta empresa en concreto. Por otra parte, dicho proceso se está intentando extender a todas las profesiones: 1) mediante una subasta a la baja, te utilizamos durante un tiempo para que entrenes a nuestros "robots"; 2) cuando ya los tengamos bien entrenados y afinemos a la perfección nuestros algoritmos, prescindimos de ti; 3) si algo no lo podemos automatizar, lo deslocalizaremos y lo subastaremos a la baja tal como veníamos haciendo, y por lo general la sociedad lo aplaudirá, porque nosotros mediamos en la información que consume.

    ResponderEliminar
  2. No estuve muy fino en una frase. No todas las agencias utilizan el truco de Google Translate para pagar menos a sus traductores. Esa práctica no es rara, pero gracias a Dios siguen existiendo muchas agencias --y clientes-- que aprecian el trabajo bien hecho.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...