jueves, 14 de enero de 2016

Compañeros de cárcel: Muñoz Seca y Cortés-Cavanillas (uno de los periodistas de Vacaciones en Roma)

Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid, y Julio Moriones, de La Vanguardia de Barcelona, fueron dos de los periodistas reales que se representaron a sí mismos en la escena final de la película Vacaciones en Roma.
Cortés-Cavanillas coincidió en la cárcel con el poeta Pedro Luis de Gálvez y el dramaturgo Pedro Muñoz Seca, aunque sufrieron destinos diferentes: Cortés-Cavanillas tuvo una exitosa carrera posterior como periodista, coronada, seguramente a su pesar, por su cameo en el cine; de Gálvez y Muñoz Seca fueron fusilados, cada uno por un bando.

------

Pedro Muñoz Seca, Julián Cortés-Cavanillas y Pedro Luis de Gálvez
Pedro Muñoz Seca, Julián Cortés-Cavanillas y Pedro Luis de Gálvez

Cartel de Vacaciones en Roma
Les supongo conocedores de la trama de la película "Vacaciones en Roma", dirigida por William Wyler en 1953, con Audrey Hepburn y Gregory Peck en sus papeles principales.

La escena final, una vez superadas todas las peripecias de los protagonistas, presenta a la princesa Anna (Audrey Hepburn), de un enigmático país ni identificado, saludando a los representantes de la prensa acreditados para cubrir su visita a Roma, entre los que se encuentra el periodista Joe Bradley (Gregory Peck), de American News Services, con quien ha compartido el día anterior una anónima y ajetreada visita a la ciudad.

Es bastante conocido que esa escena se desarrolló con periodistas de verdad, corresponsales reales en Roma de sus respectivos medios, que se representaron a sí mismos.

Entre ellos, dos españoles: Julio Moriones, de La Vanguardia de Barcelona, toda una institución en Roma donde fue corresponsal hasta su muerte en 1977. Pamplonés, colaboró también con otros medios como Informaciones, Madrid, la Agencia EFE y Radio Vaticano.

Moriones, de La Vanguardia de Barcelona. Vacaciones en Roma

Y Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid.

Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid. Vacaciones en Roma
Julián Cortés-Cavanillas, de ABC de Madrid. Vacaciones en Roma



Aquí podemos ver a ambos, flanqueando a Gregory Peck y Eddie Albert, que hacía el papel del fotógrafo Irving Radovich, del servicio fotográfico:

Moriones a la izquierda y Cortés-Cavanillas a la derecha de Gregory Peck y Eddie Albert


Más allá de la anécdota, vamos a tirar un poco del hilo de Julián Cortés-Cavanillas.

Además de periodista fue escritor de cierto renombre en su época. Hombre risueño y divertido según sus hagiógrafos, y monárquico declarado, uno de sus mayores éxitos editoriales fue su Caída de Alfonso XIII (1931), en defensa del Rey recién exiliado (que apadrinó su boda unos años más tarde), y que llegó ser un best seller en los años siguientes. Llegó a ser biógrafo de la Casa Real hasta los tiempos de Juan Carlos I.

Ya empezada la Guerra Civil Española, el 5 de agosto de 1936 fue detenido y trasladado a la cárcel de San Antón. Y allí coincidió con un preso ilustre: Pedro Muñoz Seca.

Pedro Muñoz Seca

Ironías del destino, la útima obra de Muñoz Seca, La tonta del rizo (o la chica del rizo) se había estrenado en el Teatro Poliorama de Barcelona el 18 de julio de 1936. El bueno de D. Pedro ya era conocido por sus sátiras contra la República. Pese a que "dos grandes de la escena española: Irene López Heredia y Mariano Asquerino" lo escondieron en una pensión de la Calle Lauria, fue detenido por un grupo de milicianos la tarde del 29 por albergar ideas monárquicas y católicas. De allí a Valencia y luego a Madrid, a la prisión de San Antón, donde coincidió con Cortés-Cavanillas.

Pedro de Luis de Galvez
El poeta Pedro Luis de Gálvez (que fue quien salvó la vida del portero internacional español Ricardo Zamora en los tiempos convulsos del Frente Popular) era quien se encargaba de las sacas de los presos en San Antón. Pedro Luis de Gálvez le decía a los guardianes:
- Cuidádmelo, que a este no lo mata nadie más que yo. ¿Verdad Don Pedro?
- Honradísmo, Gálvez, honradísimo-, contestaba Muñoz Seca.
El 20 de abril de 1940 Pedro Luis de Gálvez fue fusilado en aplicación de la sentencia a muerte a la que fue condenado por "conspiración marxista y otros cargos más entre los que se contaba la muerte de varias decenas de monjas, sin especificar".

En la cárcel, Cortés-Cavanillas y Muñoz Seca compartieron momentos angustiosos, como se desprende del relato que Enrique González Fernández hizo para ABC en el centenario de Julián Cortés-Cavanillas, publicado el 20 de marzo de 2009:
La tarde del 7 de noviembre -tras haber presenciado por la mañana cómo sacaban de la cárcel a unos 160 cautivos- estaban sentados ambos en una angosta camareta, y el autor de La venganza de Don Mendo le dijo:
- «Querido Cortés-Cavanillas, tenga la seguridad de que los pobres que han sacado esta mañana han sido fusilados a estas horas. No nos hagamos ilusiones. Hoy la saca ha sido de militares. Otro día nos sacarán a nosotros para tener el mismo fin».
La noche del 27 de noviembre Muñoz Seca fue sometido a un absurdo interrogatorio; después llamó a Julián para decirle:
- «Nos matan, nos matan»;
a continuación se puso a escribir una carta para su mujer y le pidió a Cortés-Cavanillas que buscara a un sacerdote.
Al día siguiente Muñoz Seca murió fusilado en Paracuellos. "Milagrosamente" (sic) Cortés-Cavanillas se salvó.
Cortés-Cavanillas falleció el 15 de octubre de 1991 después de una exitosa carrera como corresponsal en Roma y quedó retratado para la posteridad con su cameo en Vacaciones en Roma.

---
Bibliografía y para saber más:

El amanecer de Audrey Hepburn.
Centenario de Julián Cortés-Cavanillas.
Necrológica de Cortés-Cavanillas en ABC.
• Melero, José Luis; El tenedor de libros. Xordica editorial. Zaragoza 2015
Pedro Muñoz Seca en DesEquiLIBROS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...